Teleamazonas: periodismo sin independencia

post_teleamazonas

Desde su fundación en el año de 1974, la Televisora del Amazonas o Teleamazonas, como se conoce al canal en la actualidad, es un medio que ha pertenecido a los grupos económicos del país. Así, el empresario Antonio Granda Centeno creó el canal, dentro de un grupo empresarial en distintos sectores como ensambladoras automotrices, constructoras, varias industrias agrícolas, mineras y Radio Colón.

Cabe destacar que Granda Centeno estableció buenas relaciones con algunos embajadores de Estados Unidos en Ecuador para, entre otras cosas, conformar las Cámaras de Comercio Ecuatoriano – norteamericana en Quito y Guayaquil. Además el empresario tuvo varios acercamientos con gobiernos dictatoriales como el del general Guillermo Rodríguez Lara, al que apoyó públicamente a través del canal de televisión[1]. De esta forma, Teleamazonas se ha constituido en una plataforma de defensa de intereses empresariales, tanto en tiempos de dictadura como en épocas de democracia.

El directorio de Teleamazonas fue presidido de manera estable por Antonio Granda Centeno hasta su muerte en 1988. A partir de este suceso, el grupo de empresas que estaban bajo su administración, pasó a manos de sus cuatro hijos. Así, el consejo directivo de Teleamazonas pasó a ser administrado por Eduardo Aurelio Granda Garcés. Según varias fuentes cercanas a la familia Granda Centeno, fue una época en la que se puso en evidencia un declive en sus dinámicas empresariales. Esto fue corroborado en el caso particular de Teleamazonas por varios empleados de la televisora.

El cambio de mayor trascendencia en el directorio de Teleamazonas fue en 1997, cuando el banquero quiteño Fidel Egas Grijalva, accionista mayoritario del Grupo Pichincha, compró el 50% de la empresa en Quito y el 100% en Guayaquil mediante un fideicomiso, con lo que el nombre de su razón social en Quito cambió a Cratel – Teleamazonas. La administración compartida entre la familia Granda Centeno y Fidel Egas culminó en 2001, cuando éste último compró la totalidad de las acciones.

Grupo Egas también es accionista de Revista Mundo Diners, Agencia Delta Publicidad, las revistas Gestión, Soho, Fucsia, Cosas; además de Banco Pichincha, Banco de Loja, Rumiñahui,  Diners Club; las empresas Multicines, la productora Publi Promueve. También Egas sería socio del Grupo Mantilla-Anderson de diario Hoy. Adicionalmente, posee acciones en Autodelta, Centro Comercial El Condado y otros  negocios como Megamaxi[2].

En 2007, Eduardo Granda interpuso una demanda a Fidel Egas acusando una supuesta forma dolosa, ilegítima y delictual en la compra del 100% de la empresa, lo que evidente marcó un distanciamiento entre los antiguos dueños y su nuevo propietario[3]. A partir de esta fecha, Teleamazonas dedicó la mayoría de sus espacios informativos y de opinión para defender los intereses del sector financiero.

Teleamazonas fue uno de los canales que más aversión presentó ante el proyecto constituyente de 2008, pues en la nueva constitución se prohibió que el sector financiero tuviera acciones dentro de los medios de comunicación del país, pues de esta forma se podría garantizar que la información difundida por los medios tuviera el interés de defender los intereses económicos antes que información veraz y de calidad, como Teleamazonas ya lo había hecho.

Debido a esta disposición constitucional, Fidel Egas se vio obligado a vender la empresa. Sin embargo, el banquero no ha perdido completamente el control del canal, pues traspasó sus acciones a un fideicomiso manejado por la empresa Produfondos, administrada por varios de sus más cercanos familiares, amigos y colaboradores. De esta forma, los propios empleados adquirieron el 48% de las acciones de la empresa mediante créditos otorgados por el Banco Pichincha, también de propiedad de Egas; y, el otro 30% fue vendido al rotativo peruano La República y el restante 22% fue adquirido por otros empresarios nacionales.

Así, a pesar de intentar mantener la independencia entre los sectores financieros y los medios de comunicación por disposición constitucional, las empresas y bancos que rodean al Grupo Teleamazonas, siguen influenciando en la información difundida por el medio.

[1] http://www.diccionariobiograficoecuador.com/tomos/tomo22/g3.htm

[2] http://www.telegrafo.com.ec/noticias/informacion-general/item/la-diversidad-mediatica-estaba-solo-en-8-familias.html

[3] http://www.telegrafo.com.ec/noticias/informacion-general/item/granda-exige-esclarecer-como-perdio-teleamazonas.html

Una respuesta a “Teleamazonas: periodismo sin independencia”

  1. […] que los medios privados tienen vínculos directos con el poder económico, por ejemplo Ecuavisa, Teleamazonas, El Comercio, El Universo, entre […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>