Rodas no incluye a sectores minoritarios en su gestión

rodas

 

La administración municipal liderada por Mauricio Rodas, es blanco de duras críticas desde diversos sectores debido a la falta de políticas inclusivas. En días pasados, el Cabildo ha impulsado un operativo de control para “recuperar el espacio público” del Centro Histórico, y así evitar el comercio informal extendido en esta concurrida zona de la ciudad.

Es evidente la necesidad que tiene el Cabildo de controlar el excesivo comercio informal que se produce en áreas patrimoniales como el casco colonial. Hace varios meses, la Alcaldía otorgó permisos a 240 comerciantes informales para vender sus productos en esta zona. Fuera de ellos, todo vendedor que no tenga dicho permiso se expondrá al decomiso de la mercadería.

Sin embargo, varios videos que circulan en las redes sociales, demuestran un evidente abuso de autoridad, ya que los miembros de la Policía Metropolitana, en una actitud agresiva contra los comerciantes, les confiscan y destruyen su mercancía, les faltan al respeto e incluso les maltratan físicamente. Debido a estas duras sanciones impuestas sobre gente necesitada de trabajar, se han levantado numerosos comentarios de rechazo, tanto en redes sociales como en medios de comunicación.

Pero este no es el único caso por el que Mauricio Rodas recibe críticas; su gestión tiene un serio problema con respecto a la realización del “Ciclopaseo”, un evento dominical vigente desde hace 12 años en el que se abre una ruta de 30 kilómetros exclusiva para ciclistas a lo largo de la ciudad. Debido a un retraso del desembolso del presupuesto de este año para la empresa Ciclópolis, los ciclopaseos dominicales en la capital corren riesgo de suspenderse.

ciclopaseo

Mientras que para eventos como Quitonía, en los que se gastó alrededor de 4 millones de dólares del presupuesto municipal, el alcalde Rodas mostró una inusual celeridad; eventos incluyentes como el Ciclopaseo carecen de importancia para el Municipio. La Ciclovía, que cada domingo aglutina a más de 50 mil personas, tiene un costo anual de alrededor de 300 mil dólares, de los cuales se ha recibido apenas 37 mil hasta este viernes para cubrir los gastos más emergentes. Decenas de miles de ciclistas que participan en los ciclopaseos han levantado su voz de protesta, y prevén acciones para exigir un trabajo más eficiente del Cabildo. Así vemos como Quito se convierte en una ciudad cada vez más excluyente, prohibitiva e indolente frente a las minorías. El eslogan “Sí podemos vivir mejor” es una idea que cada vez más se aleja a la realidad.

A estos temas se añade el latente problema en torno a la movilidad. Esta semana se ha reunido la dirigencia del gremio de taxistas de Pichincha para tomar acciones de presión en contra del Cabildo capitalino. Los transportistas exigen al alcalde que suba el precio de la carrera mínima. El lunes próximo se llevará a cabo una protesta frente a la sede Municipal para exigir más control de los taxistas ilegales. La ciudadanía no tiene en el horizonte una solución efectiva para estos conflictos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>