Mauricio Rodas, el protegido de la restauración conservadora

^7AEB7ACFA4F339DE3E74582F982C23E22ABAF11D30DBC307F5^pimgpsh_fullsize_distr

Pese a que la situación de la ciudad de Quito en cuanto a la movilidad merece una protesta mucho más multitudinaria que las registradas estos últimos días en la Avenida de Los Shyris, una parte de la ciudadanía ha preferido no protestar contra esta problemática que sí afecta a la clase media, sino que ha optado por manifestarse contra la ley de herencias. Este conflicto en el que está en juego el interés económico de la clase más acaudalada del país, ha suscitado una movilización permanente, protegida silenciosamente por el alcalde de la ciudad, Mauricio Rodas.

Al igual que algunos de sus colegas de derecha, Rodas había expuesto su preocupación en días pasados frente a la nueva ley de herencias, y aunque repitió mecánicamente el mismo discurso ampliamente difundido por la maquinaria de la prensa privada, lo hizo de una forma mucho menos virulenta e insistente que la del banquero Guillermo Lasso, del asambleísta Andrés Páez o el grupo de tuiteros que no dejan de expresar su odio al Gobierno por redes sociales. En una rueda de prensa bastante escueta, Rodas invitó al Gobierno a “dialogar” con la ciudadanía sobre estas iniciativas, para no afectar al patrimonio de los quiteños.

En otra entrevista concedida al canal opositor Teleamazonas, el alcalde Rodas justificaba las manifestaciones contra el Gobierno como espontáneas, porque “reflejaban” el sentir de la mayoría de ciudadanos. Mientras que algunos empresarios y gente con gran poder económico, se hacían pasar por “clase media” y lanzaban consignas golpistas en contra del Gobierno; otra manifestación afín al régimen ocupaba los exteriores de la sede de Alianza País. Ante esta muestra de apoyo al Presidente, el Municipio abrió un expediente contra el partido de gobierno. La excusa fue el uso de parlantes instalados en la Tribuna de los Shyris, utilizados para convocar a los manifestantes en favor del Gobierno.

La Ordenanza 201 señala que no se puede instalar parlantes o altavoces para difusión en el espacio público sin permiso del Municipio. Y era evidente que el alcalde no daría el permiso correspondiente por obvias razones políticas. Gabriela Larreátegui, supervisora de la Agencia Metropolitana de Control (AMC), informó que se había iniciado un proceso administrativo para sancionar a AP con 100 dólares por cada parlante. Incluso manifestó que un equipo de esta entidad había estado presente en la Tribuna para constatar los hechos, y quiso retirar los equipos de sonido pero decidió no hacerlo por la “fuerte presencia policial” que estaba resguardando ambas concentraciones.

Con este tipo de conductas muy sutiles, Rodas ha tomado una postura frente al debate político actual, y consecuentemente ha usado su condición para favorecer las protestas de la derecha. Sin embargo, llama la atención su posición claramente distante del resto de la oposición que cada vez es más beligerante. Es evidente que esta particular actitud forma parte de una coordinación conservadora, en donde Rodas se mantiene al margen del conflicto para no desgastar su imagen, todo esto con miras a los comicios presidenciales de 2017.

Pese a esta actitud, es poco probable que Rodas pueda afianzar adecuadamente su candidatura presidencial, considerando su desastrosa gestión al mando del Municipio capitalino. Si bien es cierto, la Alcaldía de Quito se puede considerar como un escalón hacia Carondelet, esta estrategia política funcionaría si al menos atendiera adecuadamente las necesidades más urgentes de la ciudad, labor en la que ha fracasado hasta ahora.

El papel de Mauricio Rodas dentro de la restauración conservadora es aupar a los manifestantes convocados por la derecha en Quito y generar incidentes mediáticos desde la estructura institucional del Municipio contra Alianza PAIS y el Gobierno, así es útil a los intereses de los detractores de Rafael Correa, protegiendo su imagen con miras a ser el cuadro presidencial postulable en 2017 por la coalición de las élites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>