Guillermo Lasso se mantiene en la fórmula del fracaso

Guillermo Lasso se mantiene en la fórmula del fracaso

El ex banquero y líder opositor Guillermo Lasso encuentra espacios de difusión fácilmente a través de la prensa privada. En el programa Contacto Directo, del canal Ecuavisa, el dirigente del movimiento Creo dio su opinión sobre las perspectivas en torno a la baja del precio del petróleo, que sin duda afectará a la inversión pública en este año. Naturalmente, el líder opositor emitió críticas al gobierno de Rafael Correa porque considera que la renta petrolera no ha sido utilizada de la manera correcta. “Tuvimos 8 años de una bonanza petrolera donde se perdió la oportunidad de sembrar petróleo creando una estructura productiva más fuerte que sustituya al petróleo como el principal ingreso de la economía”, señaló.

Pero quizá sea importante recordar que la priorización del gasto público, tan criticado por la derecha, justamente representa la mejor inversión para el bienestar de la ciudadanía. Quizá los 800 millones de dólares presupuestados para salud pública, o los 1190 millones destinados a talento humano (unidades educativas del milenio, becas al exterior y nuevas universidades) constituyen una inversión pública. ¿Se quiere sustituir la dependencia petrolera y constituir una estructura productiva más fuerte? Habrá que recordar entonces más de 2120 millones de dólares invertidos en ocho proyectos hidroeléctricos emblemáticos que representarán un ahorro de 40 millones de dólares diarios por gastos de importación de combustibles y que incluso servirán para exportar energía a los países vecinos. Si esto no es “sembrar el petróleo”, ¿qué es entonces?

El líder de la derecha aprovecha cada oportunidad para difundir su receta para lograr el desarrollo, que consistente en recortar gasto público e implementar una política de austeridad y ahorro. “El gobierno, le guste o no le guste, tiene que ajustar sus cuentas, tiene que gastar menos, y no puede seguir abusando del pueblo ecuatoriano aplicando nuevas reformas tributarias”, mencionó. Austeridad, reducción del tamaño del Estado, menos control comercial y menos injerencia estatal en negocios privados. Es exactamente el mismo discurso que promulga el FMI para los países de América Latina. Pero ya sabemos qué efectos ha tenido sobre el bienestar de la ciudadanía: una completa despreocupación de la clase política por el desarrollo de las sociedades, pero sobre todo la completa apertura para los intereses de las élites del poder económico, al cual Lasso pertenece.

Lo manifestado por el banquero durante esta entrevista, parece ser un corolario que hace más evidente la defensa de sus intereses. “El desarrollo se logra sustituyendo deuda por inversión privada. En Ecuador hay una economía cerrada, el gobierno le mete la mano al ciudadano y a la empresa, impidiendo la inversión y el empleo. Por eso debemos tener una economía abierta. Perú tiene 7 mil millones de dólares de inversión, mientras que Ecuador tiene apenas 500 millones de dólares. Tenemos que atraer la inversión privada, pero eso no se logra con 11 reformas tributarias en 8 años, y un gobierno que quiere seguir gastando a costa del bolsillo de los ecuatorianos”, dijo.

Ya vimos que la inversión privada extranjera, a la que Lasso hace referencia, no implica ningún beneficio para el país. Más bien, esta fórmula hace a la ciudadanía más vulnerable frente a la precarización laboral. Por otro lado, Lasso insiste en posicionar la idea de que el Gobierno crea constantemente nuevos impuestos con cada reforma tributaria. La verdad es que estas reformas no tienen el objetivo de crear nuevos impuestos, sino más bien de optimizar los mecanismos de los que ya funcionan para evitar la evasión, fenómeno que justamente era aprovechado por grandes corporaciones privadas, a costa de la contribución de los ecuatorianos.

Sin mayor concatenación lógica, pero con un claro interés político, Lasso relaciona la caída del precio del petróleo con la falta de inversión privada, y finalmente con las enmiendas constitucionales, que se han debatido en la Asamblea Nacional. “El problema no es la caída del precio del petróleo, el verdadero problema es la visión que tiene el gobierno, que deja de lado la inversión privada. Hay que cambiar la visión del gobierno, por eso insistimos en la alternancia como valor democrático”, expresó. Una vez más, Lasso asume que las enmiendas son una forma de limitar derechos democráticos, cuando en realidad los garantiza. ¿Una probable postulación de Rafael Correa para las elecciones presidenciales de 2014 es limitante para otros candidatos? Guillermo Lasso tiene toda la libertad para postularse a cuantas elecciones crea conveniente, pero es evidente que su proyecto político no convence a la mayoría de ecuatorianos. Quizá porque repite la misma fórmula del desastre causado por el neoliberalismo, y el pueblo lo sabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>