FUT lanza consignas de izquierda, pero se asocia con la derecha

FUT Lasso

Quito será el escenario de la lucha política que vive el país este 1 de Mayo. Se tienen previsto dos marchas, una en favor y otra en contra del proyecto político que lleva a cabo el Gobierno Nacional. Y a pesar de que ambas marchas han ejecutado una gran convocatoria, es necesario considerar cuáles son las consignas de cada frente ciudadano.

La marcha de la oposición, que ya ha organizado dos manifestaciones en los últimos 8 meses sin mayores resultados, esta vez volverá a lanzar las mismas consignas en rechazo a las políticas laborales que impulsa el Gobierno. De la misma forma en que ocurrió en las ocasiones pasadas, las consignas no son claras y son objeto de un intenso debate en el seno mismo de estas organizaciones sociales.

Como efectivamente ha ocurrido, el FUT aprovecha cualquier tema coyuntural para rechazar las políticas públicas del Gobierno. Pero lo que quizá llama más la atención es la carencia de propuestas por parte de estas organizaciones y la falta de debate que les caracteriza.

Por ejemplo, el 17 de septiembre de 2014, el FUT protestó contra un nuevo proyecto de Código Laboral, pese a que en este documento se aseguraban mayores beneficios a los trabajadores, como el establecimiento de un tope en las utilidades que se compensa con un aumento en los salarios. Por otro lado, se establecía un tope para el ingreso de los puestos gerenciales en las empresas, en relación con el resto de los empleados, lo que evidentemente es una importante lucha contra la inequidad. ¿Qué organización obrera se pondría en contra de estas mejoras? Solo una central sindical con graves problemas de representatividad como el FUT. Cabe destacar la violencia con la que protestaron algunos grupos de manifestantes , un gesto claramente desestabilizador.

Los dirigentes de esta y otras organizaciones sindicales se quejaron además de la presunta falta de diálogo que se puede entablar con el Gobierno, aunque fue el propio Ministro de Trabajo, Carlos Marx Carrasco, quien inició mesas de socialización y diálogo sobre el Código Laboral en los meses previos a las manifestaciones.

En la marcha del 19 de marzo, que por cierto captó mucho menos atención de la ciudadanía, el FUT protestó contra el régimen de salvaguardias. No importaron las innumerables aclaraciones que hicieron muchos funcionarios en torno a este tema. El FUT nunca quiso escuchar que las salvaguardias solo afectan al 6,9% de bienes de la oferta nacional, y que muchos estos son de lujo. Tampoco se molestaron en constatar que hasta ahora no han subido los precios de los bienes de primera necesidad, que no hay desabastecimiento y que finalmente no ha ocurrido el desastre financiero, como lo aseguraron políticos opositores, líderes de opinión y medios de comunicación privados. La única consigna en aquella ocasión fue repetir sin mayor argumento la frase “salvaguardias son paquetazo”, del brazo de los empresarios del país, como el presidente de la Cámara de Comercio, Blasco Peñaherrera. Irónico resulta ver a los dirigentes sindicales del brazo de los empresarios que nunca han luchado por los derechos de sus trabajadores.

Seguramente la marcha de este 1 de mayo tendrá exactamente las mismas características. La excusa de ahora será la supuesta deuda con el IESS. Nuevamente, y pese a que el Gobierno recalcó que las pensiones jubilares no se verán afectadas, el FUT continúa rechazando la falsa afirmación de que “se ha confiscado” el 40% de las pensiones de los jubilados, por un subsidio de 1100 millones de dólares que no tiene razón de ser.

Y para colmo, tal como ocurrió en las dos marchas anteriores, el FUT afirma no tener tintes políticos. Resulta sorprendente que sus propios dirigentes, que quisieron abrir pancartas del movimiento Creo durante las manifestaciones del 19 de marzo, ahora mientan de nuevo tan descaradamente a la ciudadanía, al asumirse como simples ciudadanos. Aunque lo nieguen, está claro que sí es una marcha con una clara intención política, y que por ello reciben el discreto apoyo de la derecha encabezada por el líder del movimiento CREO Guillermo Lasso, así como de organizaciones tan desgastadas como la Conaie, fraccionada por la poca representatividad de su dirigencia, o el extinto MPD.

Está claro que se trata de una iniciativa política porque por primera vez en muchos años la prensa privada se dedica a elogiar las manifestaciones de los trabajadores. Pero está claro también que como hay oposición que se enfrasca en críticas improductivas, hay también iniciativas que apoyan la innegable transformación que ha vivido el Ecuador en estos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>