El fracaso del paro nacional de la Conaie

memes_paro

Quito se vio nuevamente sumido en el desorden ocasionado por la marcha indígena, que partió hace algunos días desde Zamora Chinchipe y recorrió (muchos tramos en vehículos) hasta Quito. La Conaie, que recibió el apoyo de medios privados como Teleamazonas y el diario La Hora, anunciaron a los cuatro vientos un paro nacional masivo en las principales vías de comunicación del país.

El pliego de exigencias contiene absurdos como la total negativa al diálogo nacional, la continuidad de las cocinas a gas, la creación de otro código laboral (contra esto se quejaban en noviembre del año pasado) o la derogatoria de los proyectos de ley de herencias y plusvalías. Es sorprendente que pese a todas las aclaraciones difundidas por el Gobierno, todavía puedan estar en contra del consumo de energía más barata y eficiente, en contra de la seguridad social a las amas de casa, o de la equidad que se busca a través de las nuevas leyes que provocaron protestas de los enlutados.

La marcha indígena recibió el apoyo de la derecha más reaccionaria. Sin embargo, una de las consignas de los marchantes es la eliminación de lo que ellos denominan Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea. Sería bueno preguntarles a los líderes políticos de derecha como Jaime Nebot, Guillermo Lasso, e incluso el empresario Álvaro Noboa, qué piensan sobre un TLC, cuando siempre han defendido los intereses de la libre empresa. Por esta clase de incoherencias tan evidentes la marcha no cuenta con legitimidad alguna.

No es como vociferan algunos dirigentes, quienes se quejan de que el Gobierno intenta restar legitimidad a las protestas; es simplemente la falta de lógica elemental. La oposición ha repetido la misma torpe estrategia que ha implementado desde hace años: no importa si son de derecha o de izquierda, no importa ni siquiera que sus propias consignas ideológicas se opongan radicalmente. Aquí no hay ningún razonamiento, ninguna estrategia política, solo odio al Gobierno.

Algunos líderes de la marcha han demostrado un cinismo sin precedentes. Por ejemplo, Salvador Quishpe, prefecto de Zamora Chinchipe y uno de los principales dirigentes de la marcha, ha sido acusado en estos días de beneficiar ilícitamente a su padre, dueño de una ferretería, mediante contratos con la Prefectura. El diario El Telégrafo difundió en estos días una investigación en la que se destaca un aumento inusitado en las utilidades del padre del prefecto, lo que no se refleja en sus declaraciones de impuesto a la renta de los últimos años. Y mientras Quishpe y otros dirigentes obligan a algunos campesinos a marchar so pena de multas e incluso privación de agua de riego, al mismo tiempo exigen al Gobierno la democratización del agua.

Pero quizá quien más ha indignado a la opinión pública ha sido la activista Martha Roldós, quien aparte de dirigir una agencia de noticias con sede en Panamá y financiada por la Usaid, ahora ha salido a la palestra pública por unas declaraciones donde afirma su intención explícita de derrocar al Gobierno. Este audio, que no ha sido desmentido ni justificado, es una clara muestra de la actitud hipócrita de la oposición: se creen defensores de la democracia pero hablan de dar un golpe de Estado, dicen que sus manifestaciones solo son pacíficas, populares y multitudinarias, pero lo que se ve en realidad es que son violentas, reducidas y sobre todo ampliamente direccionadas a un cambio de Gobierno por encima de la Constitución.

Por estas razones, el paro nacional anunciado para hoy fue un completo fracaso. Se intentaron cerrar carreteras, pero la gran mayoría se vieron descongestionadas en pocas horas. En Quito, se suponía un cierre de calles y avenidas masivo, pero los desmanes fueron rápidamente controlados por la Policía Nacional y Metropolitana. Algunas fotos aéreas de las concentraciones indígenas revelan la magnitud del fiasco: no más de 300 personas en El Arbolito, algunos manifestantes quemando llantas y acostándose sobre el asfalto. Se trata de una tímida manifestación que dejó en evidencia el duro momento que vive la dirigencia de la Conaie, que en toda su historia no ha tenido menos convocatoria popular como ahora.

Una respuesta a “El fracaso del paro nacional de la Conaie”

  1. carlos salazar dice:

    Importante seguir difundiendo los avances en obras,seguir desenmascarando a evasores y dar respectiva contrarréplica a mentiras sobre jubilados leyes de herencia plusvalía

Responder a carlos salazar Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>