Diario El Universo en defensa de la libertad de las empresas del Grupo Pérez

perez

Con un manejo de empresas que rebasan el campo de lo comunicativo, el “Grupo Pérez” conforma uno de los grupos económicos más grandes del país. Son dueños de Diario El Universo, cuya línea editorial se reconoce como “neutral” en el momento de presentar la noticia al lector; postura que sin embargo, es cuestionable.

Desde la creación de Diario El Universo en 1921, con Ismael Pérez Pazmiño a la cabeza, el diario se ha mantenido dentro del círculo familiar. En la actualidad es la cuarta generación la que se encargan de su administración, Carlos Nicolás Pérez Lapentti es el presidente ejecutivo desde enero de 2008, mientras que como vicepresidente ejecutivo consta Carlos Pérez Barriga y como gerente general, nuevamente Carlos Nicolás Pérez Lapentti.

Este medio de comunicación liderado por el Grupo Pérez ha entendido muy bien el negocio de la información, a más de El Universo, el grupo es dueño de Diario Super y varias revistas como Mi Mundo (infantil); La Revista (jóvenes y adultos); DxT (tabloide que circula todos los lunes); y Sambo (mujeres), esta también del periódico Súper. Además de Viva Samborondón, Viva Guayaquil y Viva Alborada, un suplemento agrario y Radio City. También, el Grupo Pérez es socio del Grupo Alvarado Roca en el sistema de televisión pagada Univisa.

Pero el emporio se extiende más allá del negocio que han forjado en el mundo comunicacional. En la actualidad tienen presencia en sectores como el farmacéutico, el turístico y de exportaciones agrícolas, todos dirigidos por miembros de la familia Pérez. Así, la familai Pérez forma parte de de Compañía Naviera de Turismo Galápagos, Canodros, Unipartes y también mantendrían acciones en el Banco de Guayaquil.

A pesar de su apuesta por la “neutralidad” este diario ha sido cuestionado por manejar una línea editorial opositora al régimen actual. Como bien lo reconoce Carlos Pérez Barriga, su vicepresidente ejecutivo, “el trabajo de la prensa depende de cómo se trabaje el mensaje, de cuán efectivo sea, porque no es cuestión de escribir las cosas en el periódico porque sí sino que tiene que estar escrito de cierta manera” [1]. Es precisamente en la manera de presentar esta información en la que este periódico ha jugado un rol alejado del principio de neutralidad que debe regir al periodismo. Así, en febrero del 2011, el entonces jefe de opinión del diario, Emilio Palacio, publicó una nota Titulada ‘No a las mentiras‘, en la que afirmaba que Correa podría ser llevado a una corte penal al “haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente” el 30 de septiembre del 2010 durante una sublevación policial. Afiramción que supera la libertad de opinión y es una acusación directa de haber provocado la muerte de civiles y militares.

A partir de la instauración de este juicio conocido como “Caso El Universo”, el diario desplegó una serie de críticas a la libertad de prensa en el país, y presentó en el ámbito internacional este caso como una grave violación a los derechos de libre prensa en el país. Sin embargo, todo un juego de poderes se excusa tras la idea de “la libertad de prensa” desde la que el diario genera oposición para respaldar sus intereses económicos que rebasan ampliamente la defensa de la libertad y se extienden al campo político y económico.

Cuestionados a cerca de la responsabilidad de presentar la noticia al lector. Los tres hermanos, que dirigen el medio sostienen que son independientes del poder, que no son actores políticos, que esa no es la intención. Aunque los hechos demuestran lo contrario, los dirigentes del medio han apostado por victimizarse ante la sociedad afirmando que: “es fácil señalarnos como opositores ante la opinión pública porque nuestro rol sí es de críticos, de observadores”.

Sin embargo, parecen asumir un rol de observadores desde los intereses de grupos económicos y políticos afines como el Partido Social Cristiano (PSC) y acordes a los intereses de los grandes grupos económicos del país. Por ello, diario El Universo y demás productos comunicacionales de la familia Pérez, antes que defender la libertad de prensa y la neutralidad política, tienen la clara intención de defender los intereses de la Restauración Conservadora, de la que forman parte, siendo uno de los grupos económicos con más presencia en el país.

[1] http://www.vistazo.com/impresa/pais/imprimir.php?Vistazo.com&id=4425

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>